¿Por qué fracasan las empresas?

FALTA DE VISIÓN

¿Qué necesidades busco satisfacer?

Aunque parezca una obviedad, cuando se formula la pregunta a los responsables de las empresas, no siempre la respuesta es clara , precisa y contundente. La mejor forma de no llegar a ningún lado es no saber hacia adonde se va.

Es hora de revisar la estrategia

DESCONOCEN SU BASE DE CLIENTES

¿Quiénes son o serán los clientes?

¿A qué tipo de público se dirige la empresa?. ¿Necesitan verdaderamente el producto/servicio que se les ofrece o se pretende ofrecer?. ¿Qué otros productos o servicios similares  están comprando actualmente esos clientes?. Si se desconoce el valor de la oferta para los clientes, ¿cómo se podrá seducirles?

Es hora de revisar la propuesta de valor

 

NO IDENTIFICAN A SUS CONTRINCANTES

¿Quiénes son los competidores?

Producto bien definido + clientes tipo debe permitir identificar claramente a los competidores de referencia (las opciones de los clientes). Y si se conocen bien, , es fantástico porque ellos le ayudarán a enfocar, matizar, comunicar y diferenciar los productos y servicios. Si desconoce a quienes se enfrenta no sabrá como aventajarles.

Es hora de investigar el mercado

 

NO DIFERENCIAN SUS PROPUESTAS

 ¿Qué novedad aporta la empresa al mercado?

La diferencia estará en los factores críticos para su cliente y que debe investigar. No todos los beneficios son relevantes para su cliente. La diferencia positiva en esos factores críticos es la que crea valor e interés y pasar desapercibido. Ser uno más. Y en mercados con exceso de oferta es ir a la deriva, cambiar constantemente la estrategia.Las empresas sin personalidad, que dan bandazos constantemente son poco atrayentes para clientes, empleados y accionistas.

Es hora de revisar la estrategia

 

NO OFRECEN NADA RELEVANTE

¿Es la propuesta interesante para los clientes?

Diferenciarse no es suficiente. La oferta debe atraer, interesar, movilizar. Y eso requiere conocer muy bien a los consumidores. Descubrir sus creencias, interpretar sus comportamientos, predecir sus necesidades.

Es hora de investigar el mercado

 

NO QUIEREN A SUS CLIENTES

¿Qué piensan nuestros clientes de nosotros ?

Pocas empresas buscan conocer el tipo de vínculo emocional que han generado. No saber que percepción tienen los clientes de la empresa y de sus marcas y  frente a la competencia es algo que debe conocerse. Saber lo que piensan y sienten los distribuidores, prescriptores y consumidores hacia la empresa y sus productos permite identificar cambios críticos para el negocio. Sin vínculo emocional no habrá lazos duraderos.

Es hora de investigar

 

MUESTRAN INCOHERENCIA

¿Hacemos lo que decimos ?

¿Por qué muchas marcas muestran inconsistencia con su pretendido posicionamiento?. Si la marca es exclusiva, ¿porqué el envase no lo parece?. Si lo que les diferencia es su especialización ¿porqué lanzar productos diferentes que despistan a los clientes?; Si el público está concentrado y es muy específico, ¿porqué utilizar canales de distribución indirectos y complejos?. Consistencia al actuar con el cliente genera entendimiento y aprecio.

Es hora de revisar la estrategia y marketing

 

COMPROMETEN INSUFICIENTES RECURSOS

¿Son realistas nuestros planes?

¿De qué vale tener una gran idea si la empresa no tiene los recursos para desarrollarla?. La congruencia entre la estrategia y los recursos es clave para una buena ejecución. Si la estrategia  solo puede tener éxito contando con recursos de los que no se dispone, más que pensar ¿que puedo hacer para implantarla con los recursos que dispongo? hay que preguntarse: ¿Cómo consigo los recursos necesarios para lanzar la propuesta correctamente? Es la esencia del empresario- emprendedor: dar el paso ganador.

Es hora de revisar la estrategia

 

NO BUSCAN  INNOVAR

¿Buscamos mejoras continuas?

Sin innovación no hay revitalización de la estrategia. Disponer de un sistema de innovación que permita mejorar los procesos y productos de forma continua es algo esencial. Desarrollar en la organización sintonía y alineación hacia la innovación continua con una fuerza y compromiso que impregne a toda la organización es la tarea más ardua de la dirección.

 

Es hora del coaching para la innovación

 

FALTA DE COMPROMISO

¿Estamos verdaderamente implicados?

El grado de compromiso e implicación de la empresa es lo primero que perciben los consumidores. Y eso se ve desde el primero contacto del cliente con la empresa. Por eso el compromiso de la dirección hacia su equipo, los clientes, proveedores y accionistas es clave para conseguir esa implicación con la empresa y con los clientes. Estos últimos a su vez esperan algo más: que la empresa sea consciente de su responsabilidad social. El vínculo emocional del compromiso se refleja en la pasión con que se actúa. Sin acción con pasión,no se consigue el compromiso deseado.

Es hora de investigar

Escribir un comentario